viernes, 18 de junio de 2010

Los postulados de Dante

.



.

Volgi, Beatrice, volgi li occhi santi,
era la sua canzone, al tuo fedele
che, per vederti, ha mossi passi tanti!

Dante. Purgatorio XXXI




Aquí no ocurre el mundo: sucedemos nosotros;
solamente nosotros. Aquí, donde no hay tierra
ni cielo ni horizonte; ni sol, ni mar, ni lluvia...

Entre los postulados de la ciencia de un loco.

Aquí, donde seguimos –sin ser y sin estar–
sucediendo en un día que no halló calendario.

Debajo de la noche; demasiado debajo.

Aquí, tú y yo tan sólo citándonos en nunca
al lado de un farol que no alumbrará nunca.

En esta calle extraña que no tiene ciudad
ni acera ni calzada ni mapas de refugio.

Aquí, tal vez mañana, seguiremos hablando
de un hoy sin arrogancia y un ayer distraído
que ocurrió sin que nadie le brindara un recuerdo.

Solamente tú y yo, sucesos sin registro.

...Y este tenaz empeño de inventar la memoria.



18 junio 2010
.

7 comentarios:

Inma dijo...

Que preciosa nostalgia!
Un beso y hola de nuevo.

Antonio Azuaga dijo...

Muchas gracias, Inma; sobre todo porque, sabiendo todo el trabajo que te ha caído encima, hayas hecho un hueco en tu no-tiempo para visitarme.

Un beso; y a ver si encuentras otro hueco para descansar un poco.

Olga B. dijo...

Qué luz de paraíso en la pintura, se parece a ese empeño del poema por encontrar o inventar algo "debajo de la noche",una especie de luz a la que verse "al lado de un farol que no alumbrará nunca". Y la cita de Dante que lo acompaña me lleva a otra, en esa especie de conversación que llevan tus poemas y tus autores:
"Dante sabía
que la paz es de un reino inexpugnable
si Beatriz nos niega su mirada".

Me ha gustado mucho, Antonio.
Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

Me alegro de que te guste la luz de Rossetti, y la cita de Dante, y ese “autor” a que te refieres, que fue otro canta-mañanas (que no es lo mismo que ‘cantamañanas’) como yo.

Hablo de Dante, Olga, porque cuando lo hago de otras cosas, se me escapa de las bodegas un insoportable Mr. Hyde. Me gusta descansar en los “inventos” sin futuro ni pasado, porque los “presentes, con su “proyecto” y mi “augurio”, me destartalan el alma. Y me ponen de un humor horrible. Me moriré convencido de que el gato de Schrödinger tuvo una posibilidad más amable.

Gracias, Olga, tus comentarios siempre son un salvoconducto para mis tontas irrealidades.

Un beso.

veridiana dijo...

Como Dante, muestras un camino hacia el interior de nuestra propia conciencia,y de allí hacia la elevación, hacia la luz y la felicidad.

¡ Qué bonita la pintura prerrafaelista!

Un beso

Antonio Azuaga dijo...

¡Ojalá, mi temida Circe, fuese yo capaz de “mostrar” tanto! Si así fuera, yo no sería esto poco que soy, sino un guía de safaris por los trópicos de la “felicidad”, que, como todos sabemos, es caza mayor.

En cuanto a la pintura prerrafaelista, creo recordar que ya hemos coincidido en ocasiones anteriores.

Muchas gracias, y un beso.

ana dijo...

"Inventar la memoria"...

... para poder ser lo que nunca fuimos, aquello que nunca nos sucedió, que ni tan siquiera nos rozó... a pesar de haberlo sido, de haberlo sucedido, y de haberlo sentido... tan cerca.

... "Solamente tú y yo, sucesos sin registro".


También somos esos pasos que nunca dimos, esos que ahora recostruyen su presencia en nuestra memoria de anhelos.

Saludos.