lunes, 2 de agosto de 2010

La isla y la rebeldía

.



.

Dejémonos del tiempo... Dejémonos de todo:
la vieja mecedora del hastío,
la luz de la mesilla como un faro
sobre la mar rizada de las sábanas,
los cuerpos enredados
entre besos, tristezas y naufragios…

Dejémonos del tiempo que está casi cumplido,
que no quiso esparcir
ni glorias ni grandeza,
que fue humilde y vulgar,
que anduvo entre relojes cotidianos
señalando las horas obligadas, previstas...

Y volvamos los ojos
a la ciudad que nunca visitamos,
a esa ciudad que sólo fue proyecto
y horizonte de un día de entusiasmo,
puerto de promisión en las costas de un sueño
que inventaba su crónica y su hazaña…

Dejémonos del tiempo, que al cabo desembarca
en la isla final que no quisimos.


Septiembre 2002

.

2 comentarios:

Olga B. dijo...

Las noches de agosto invitan a dejarse. Tanto nadar contra corriente para qué, si tal vez la luz de la mesilla sea el único faro que veremos, sí.
Pero a ti siempre te he visto por encima del tiempo, y a tu amigo el caballero, mucho más (por cierto, ¿por dónde anda ese hombre?;-)
Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

¿“Por encima del tiempo”...? Yo no sé ‘volar tan alto’, Olga; es más, ni siquiera sé volar.

En cuanto al caballero, ¡Dios sabe por dónde andará!

…Y ya sabes tú lo poquito que yo “me escribo" con nadie.

Gracias siempre y un beso.