viernes, 15 de octubre de 2010

La palabra

.



.

La palabra era andar desde la tierra,
poner en ruta el alma, hallar un sueño;
llegar a no sé dónde. La palabra,
andariega y exhausta… Y el desierto;
el último o el penúltimo, qué importa.
El deber era andar y andar… Sin luego,
sin porqué ni trasunto, sin paisaje,
sin oriente ni norte. Signo y viento.

La palabra que aún pisa estos renglones…

La palabra eras tú.
........................................Yo fui su intento.


14 octubre 2010
.

14 comentarios:

Capitán dijo...

Magistral, sólo puedo decir eso.

Antonio Azuaga dijo...

...Pues es mucho para mí.
Gracias, Capitán.

Arainfinitum dijo...

Entre palabras, tú.

Antonio Azuaga dijo...

Supongo que siempre es así.
Gracias por tu visita, Arainfinitum

veridiana dijo...

¡¡ Qué precioso !!

Pero es poesía,los hombres nunca esperan,siempre se encuentran con algo en el camino...

Me escapo a Madrid.

Un beso en ruta.

Olga Bernad dijo...

Me gusta ese camino (casi) virgen que siempre parece esperarnos. Andar y hablar. Signo y viento.
En tu caso, tomar la palabra es algo más que un intento.
Felicidades por el poema, Antonio, y un beso;-)

Antonio Azuaga dijo...

Gracias, Veridiana. Pero no es poesía; o no lo es sólo. Y, desde luego, los hombres (y va dicho como especie) sí que esperan. “No se detienen”, porque no pueden, pero “esperan”; sólo dejan de hacerlo cuando ya no les quedan desiertos por delante. Ni caminos, naturalmente.

Confío en que mi tierra te trate bien: Madrid suele hacerlo.

Un beso hospitalario.

Antonio Azuaga dijo...

Me alegro de que te guste, Olga. Sea el de la foto o el de la palabra. A fin de cuentas, son lo mismo: “signo y viento”, como bien insistes.

Somos animales de signos, de señales sustitutorias: la realidad, tal y como es, no nos satisface según parece. Por eso la reemplazamos por otra cosa. Luego, el viento hace el trabajo sucio; o limpio, según se mire.

Gracias siempre por tu compañía.

Un beso.

veridiana dijo...

Sí, me trata bien Madrid o los madrileños,por motivo de trabajo,vengo con frecuencia y da para mucho.Mañana me invitan a un concierto en el Auditorio,y la exposición de Renoir está muy bien.

Antonio Azuaga dijo...

Disfruta pues Veridiana. Muy cerca del Auditorio está el Museo de la Ciudad. Debajo de sus cimientos quedó algo de mi memoria. Lo recordé aquí (http://imaginariadelalma.blogspot.com/2009/04/los-lugares-y-los-sitios.html). “Dame” recuerdos de tu parte.

Un beso protohistórico.

sunsi dijo...

Qué bonito escribes, Antonio. A veces pienso que la palabra debería deslizarse en los labios que saben decirla, traerla y llevarla en bandeja de plata.

Perdona la ausencia. Últimamente me quedo muda cuando leo determinadas cosas que me superan. Una de ellas es la belleza...

Gracias, profesor.

¿No se puede comentar en tu última entrada? Tenía algo que decirte...

Antonio Azuaga dijo...

Muchas gracias, Sunsi: una vez más derrochas generosidad; y perdona tú este enorme retraso: la razón es que no había mirado el dichoso "gmail".

Efectivamente, quité los comentarios a la nueva entrada: esa "idea" se acompaña de demasiadas preguntas, pero ella, probablemente, no tenga ninguna respuesta; o tenga tantas, que al final se confunda todo.

Además, cuando la palabra descubre que sólo es un "intento", la idea se da cuenta de que ella es el silencio.

Gracias otra vez, y siempre un saludo "cordial"

veridiana dijo...

Me quedo con las ganas de ver el Museo de la Ciudad Madrid ( tal vez el mes próximo)
La exposición de la Fundación Mapfre,me ha gustado mucho.

¡Necesitamos hombres con ideas!
Hoy más que nunca.

Antonio Azuaga dijo...

Según parece, Veridiana, no puedo eludir el tema de la entrada siguiente, por más que haya cerrado los comentarios. Sea pues, aunque, permíteme una platónica rectificación: "hoy más que nunca"... ¡necesitamos ideas con hombres!