domingo, 12 de diciembre de 2010

Diciembre

.



.

¿Dónde vas, soledad, con tantas cosas?

Te ha robado diciembre el sol de los jardines,
los parques y sus noches melancólicas;
los libros de poemas y la loca liturgia
de alzar el cáliz del amor a un sueño.
Te ha encerrado en un cuarto,
rodeada de metáforas
o cosas que no son como las llamas,
sino mundos vestidos de otros verbos.

Te ha dejado diciembre en una isla
entre signos extraños y parábolas,
historias de otros días y otras gentes
que ya no son tus gentes ni quieren ser tus días...

¡Tonta y triste soledad
que carece de arrojo para ser su palabra,
que empaqueta otras almas con sus cosas
para engañar los últimos paisajes
mientras roba diciembre a los jardines
el sol suyo, que ya no saldrá nunca!


11 diciembre 2010
.

2 comentarios:

Olga Bernad dijo...

Qué hermosa primera estrofa, Antonio, después de la pregunta.
Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

Gracias, Olga; no puedes imaginar lo tonto que se pone un mortal cuando una diosa aplaude algunos versos suyos.

Un beso de caballero antañón al pie de tus altares.