lunes, 29 de agosto de 2011

Raptar una sonrisa

.

No tiene la menor importancia. Es un recuerdo galante que apareció en mis viejos “atardeceres” un doce de marzo de hace casi un lustro. Se trata de un soneto vanidoso que naufraga en su desencanto y al final se refugia en la irrealidad de otros mundos paralelos. Es un racimo de palabras arrancado de la mecánica cuántica. O de Borges, tal vez, y sus extraños jardines con “senderos que se bifurcan” ilimitadamente.

Hoy me ha apetecido recordarme.

Perdón una vez más por ser innecesario.

.

.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Decía Richad Bach, el autor de "Juan Salvador Gaviota", en su novela ( muy filosófica)"Uno", que vivimos continuamente en mundos paralelos. Nuestro "yo" viaja, al mismo tiempo, por diferentes caminos y vive diferentes vidas.Coexistiendo, por tanto, todas ellas. Si eso es así... esa sonrisa no hacía falta raptarla,sería para tí.
Un soneto preciosísimo.
Un besazo.
Doña Anónima

P.D. No se si es tu grabación o mi ordenador, pero te oigo bastante mal y de verdad que lo siento.

Antonio Azuaga dijo...

Últimamente se ha explotado mucho el tema de los universos –o mundos– paralelos o múltiples; sobre todo en el cine. Sin embargo, poco se sabe de la “posibilidad” cuántica que les concedió Everett –que, entre otros, no menosprecia Hawking–, algo de la excelente narración de Borges –que, por cierto, la escribió al margen de las investigaciones de la ciencia– y casi nada de los “yos exfuturos” de Unamuno. Eso por no mentar los “infinitos mundos posibles” a que se refirió Leibniz.

En mi opinión, tanto esta teoría como sus brillantes intuiciones literario-filósoficas resuelven la vieja contradicción humana entre la libertad y el determinismo. Pero, independientemente de esto, Doña Anónima, sus posibilidades estéticas -que, a pesar de sus halagadoras palabras, no se hacen verdad en este soneto- me parecen insuperables.

Un beso abrumado por la “dimensión” del suyo.

P.D.: Sube el volumen: quizá la grabación no se hizo con la altura adecuada. De todas formas, yo lo oigo bien.

Anónimo dijo...

Esas teorías realmente son muy interesantes, esos "yos" en mundos paralelos, ¡que fantástico!vivir tantas vidas; por otro lado que agotador, Antonio. Sobre tantas teorías que hay de mundos paralelos, la que más me satisface o me consuela es pensar que "pudiera"vivir otra vida, recomponer errores y sobre todo pensar que las personas que ya no están contigo en esta dimensión, si, están en esta paralela que viaja a tu lado.
En cualquier caso tu soneto sigue siendo para mí, de la misma opinión.
Un beso un poco más pequeño, para que no sea tan abrumador.
Doña Anónima
P.D. Nada, no hay que hacerle, el volumen está a tope.

Antonio Azuaga dijo...

Tal vez vivamos todas las que somos capaces de imaginar, Doña Anónima; pero cada uno de esos infinitos nosotros seguirá creyéndose que es el único y pensando que los demás son su fantasía. En todo caso, eso demostraría que somos libres, absolutamente libres, y, al mismo tiempo, determinados a ser cada uno el que eligió ser.

Besos metafísicos.