jueves, 27 de junio de 2013

Matar el tiempo









Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer...

Manuel Machado

 

De cuando en cuando me gusta volver a los poetas invisibles, a los viejos poetas que apenas tienen lugar en la común memoria. Y es que, últimamente, la común memoria está tan llena de vulgaridad que aburre, si no desespera, la ocupación del alma. Odio el contacto con lo cotidiano, tan adornado de porquería, tan cutre, tan desolador. Lo que no es crimen es fraude; lo que ni aquello ni esto, meridiana estupidez. A veces tengo la impresión de haberme dormido hace mucho tiempo y ser víctima de una soez pesadilla. Pero, por más que me pellizco, no consigo despertar.

De cuando en cuando me distraigo con libros añosos. O veo películas antiguas y escribo sonetos para matar el tiempo. Y digo “matar el tiempo” porque eso es lo que quiero. No simplemente dejarlo pasar, sino impedir que ocurra. Tenderle una emboscada y apresarlo y juzgarlo ante todos los hombres de bien. Matar el tiempo negro de estos días para volver a inventarlo de nuevo, limpio ya de toda suciedad. Pero no hay forma humana de hacerlo. O yo no la encuentro. O un óxido maldito ha roído la hoja de mi espada y ha cubierto de herrumbre el brillo de su arrojo.

De cuando en cuando me gusta volver a los poetas sin apenas memoria, a los viejos poetas heridos de silencio. Y no creer en nada, y no pretender nada. Y aguardar solamente esas noches de luna que hacen tan hermoso no pensar ni querer.


Junio 2013

5 comentarios:

Doña A. dijo...

"Y aguardar solamente esas noches de luna que hacen tan hermoso no pensar ni querer."
Yo también .
Yo también quiero esas noches de luna, de luna llena y sentir que formo parte de algo bello como esa noche... con esa luna...
Algún día pintaré esa luna, esa preciosa luna.
Un beso.
P.d. Recuerdos al "caballero"

Antonio Azuaga dijo...

Gracias, Doña A. Si usted lo pinta, será sin duda un cuadro hermoso.
Un beso.
P.D.: Queda a sus pies el "caballero"

veridiana dijo...

Tienes razón,pero es malo no tener propósitos,carecer de sueños,dejar que la vida transcurra sin luz,sin estrellas,sin luna,sin sol.
Aunque presiento unas gotas de nostalgia en ese desierto afectivo.

Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

Sin duda, mi temida Circe, tengo años que justifican, más que “unas gotas”, todo un chaparrón de nostalgia. Pero lo que en realidad me ocurre es que estoy aburrido y harto de los cuentos chinos del ‘animal humano’.

Gracias por leer estas ‘febrículas de mi aburrimiento’.

Un beso.

Anónimo dijo...

Así es, de cuando en cuando y a lo lejos, hay que darse un baño de tumba.
Sin duda todo está muy bien y todo está muy mal, sin duda.


Un abrazo
C.
oye, no distingo ni torta en la palabra de verificación, las tienes muy raras, a ver si a la tercera...