miércoles, 11 de febrero de 2015

Constantes universales




La constante de gravitación universal es un dígito inquietante que al 90% de la población humana no le inquieta lo más mínimo. Probablemente por eso resulta tan fundamental. Su valor no es fácil de recordar, lo que, de entrada, hace comprensible que a la inmensa mayoría se le dé una higa su conocimiento. Su importancia, sin embargo, es capital, lo que pinta de estupor que a tantos desmerezca tanto. Porque si  6,67392×10-11 hubiera sido tímidamente superior o modestamente inferior a tan rara cuantía, ni el que pergeña estos renglones ni los poquitos que los leen –o los muchísimos que jamás lo harán– tendrían espacio donde haber vivido ni tiempo que dedicar a no apreciarlo. Pero, claro, esto es diletantismo puro y duro: después de todo, los días y las noches de nuestra escurridiza existencia están llenos de cosas más importantes.

La constante de estupidez universal es aún más ignorada. Sabemos que es una constante porque sistemáticamente emerge en la conjunción de millares de pensamientos históricos. Las tonterías más grandes del ser humano se repiten con una infinita coincidencia empírica. Los griegos –los antiguos, quiero decir– se aproximaron a su descubrimiento con aquello del "eterno retorno", pero les faltó el ánimo pitagórico para matematizarlo. Hasta la modesta sabiduría popular de nuestros proverbios se atrevió a una vaga interpretación: el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra... Y poco más. En consecuencia, no la conoce nadie: nos falta el Cavendish de su definición. De ella, apenas tenemos intuiciones imprecisas, datos no cuantificados, hechos que sin la definición de un dígito no van a ninguna parte.

Sólo queda una triste conclusión: si aquélla, que nos consiente vivir, importa poco; ésta, que nos amarga el ser, no importa nada. Y debería hacerlo porque sólo lo que se conoce se domina. Y el hombre, que ignora la gravitación estúpida de sus ideas, está condenado a reproducir la anónima imbecilidad de un mono en la infinitud de la noche.