miércoles, 30 de marzo de 2011

La sombra de la hierba

.



.

La sombra de la hierba es imprecisa,
es sombra que no es sombra,
es hilo de penumbra
indeciso, borrón sobre la tierra.

La danza del silencio sobre un labio
no es silencio en el fondo,
es resto de palabra,
icono de intención sin desenlace.

Y el sueño que rodó por la memoria
de un recuerdo robado
no es memoria ni sueño,
sólo es sombra sin alma,
sólo hierba sin sol,
sólo sol sin paisaje…
Sólo tú sin tu nombre.


10 marzo 2008
.

5 comentarios:

veridiana dijo...

la sombra siempre es fantasía.

¡Es precioso!,me ha recordado a una ópera:Fantasía La mujer sin sombra.

Un beso redondo.

Antonio Azuaga dijo...

Muchas gracias como siempre, Veridiana; hoy, especialmente, que estoy muy inquieto por la salud de mi padre.

Besos.

veridiana dijo...

Suerte con tu padre.

Olga Bernad dijo...

Siento mucho enterarme de esa inquietud. Hace que, de repente, no pueda decirte nada sobre el poema. Espero que mejore.
Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

Gracias a las dos, Veridiana y Olga. Afortunadamente, no fue nada más que un susto.

Besos.