jueves, 28 de julio de 2011

Contrición

.



.

Para Charo
.

Perdóname haber sido prescindible.

Perdóname al guerrero y sus batallas perdidas.

Perdóname los ángeles oscuros,
los relojes malditos y los días sin alba.

Perdóname no ser quien hubiera debido:
el arco bajo el cual ocurre lo imposible,
la espada que convence al sueño inalcanzable,
el alma que detiene el dolor y la ausencia…

Perdóname esta sombra de luz inmerecida.

Y tanta pequeñez…

¡Y mi ridícula grandeza!

Perdóname que el tiempo no me haya perdonado
y sólo hubiera noche después de mi palabra.
.
28 julio 2011
.

No hay comentarios: