viernes, 21 de diciembre de 2012

Palabras para que no reviente el alma




No fue un sueño, sino un fraude; una mentira que se embozó de un sueño.

Poblar los días de sueños es embellecer la soledad del justo; arañarlos con mentiras es abrir heridas a la esperanza y llagas a la desolación.

Porque de los sueños se despierta, pero de las mentiras se muere. Los primeros conocen sus fronteras y se saben irreales. Las mentiras, sin embargo, esconden sus lindes para enajenar la realidad.

La ficción es pragmática: obtiene la eficacia a costa de actos indecibles. La ensoñación, en cambio, no invade la verdad, sólo consuela al alma y espera lo impensable

Por eso los mundos del hombre no estallan por culpa de sus sueños, sino a causa de sus ficciones. De éstas es el fin de la paciencia, la ira de la espada, la rabia incontenible de la desesperación.

Poned un sueño en el norte sabiendo que nunca lo alcanzaréis y enterrad las brújulas de los almirantes espurios: conquistar el paraíso que señalan sus cartas no es más que desembarcar en una falacia nueva.

La vida es lucha, pulso y esfuerzo, voluntad y esperanza; un hacerse interminable, un sueño inacabado…

Nadie piense que ha despertado de un sueño… Sólo hemos descubierto otra mentira.



21 diciembre 2012

16 comentarios:

Doña A. dijo...

Decía Ruiz Iriarte, que el delito de los que nos engañan no está en el engaño, sino en que ya no nos dejan soñar que no nos engañarán nunca.
Esto es lo mas terrible de todo, Antonio, porque si nos quitan los sueños no podremos seguir avanzando.
Aún así, yo siempre trato de recordar palabras de poetas que sembraís esperanzas.
Un beso y Feliz Navidad

Antonio Azuaga dijo...

Decía bien don Victor… Y Calderón, por ejemplo, cuando apostilla:

“…que aunque el dar la acción es
más noble y más singular,
es mayor bajeza el dar
para quitarlo después.”

Así es la crueldad del engaño.

Gracias por tus palabras.

Un beso… Y feliz Navidad, que es un bello sueño.

Mar dijo...

Antonio:¡ Gracias! tus palabras son para mí un gran regalo de Navidad.
"La vida es lucha,pulso y esfuerzo,voluntady esperanza;un hacerse interminable,un sueño inacabado..."Como dice Doña A. son palabras para recordar,y así lo hare.
Un beso muy fuerte y feliz Navidad

Antonio Azuaga dijo...

Muchas gracias a ti, Mar. Para mí, el regalo ha sido verte de nuevo por este oscuro rincón.

Feliz Navidad, Mar, y un beso enorme.

Olga Bernad dijo...

Feliz Navidad, Antonio. Mentiras, sueños y ficciones parecen a veces territorios limítrofes pero, tarde o temprano, cada una de esas palabras suele mostrar su bandera. Que estos días estén llenos para ti de verdad y esperanza.
Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

“…Cuando el mozo se hizo viejo
pensaba: todo es soñar,
el caballito soñado
y el caballo de verdad.”

¡Qué cosas tenía Machado!... Sea pues: soñemos... un caballito de verdad.

Muchas gracias, Olga. Ya sabes que te deseo lo mismo.

Un beso.

cb dijo...

O para que reviente del todo, que de vez en cuando tampoco viene mal. La vida es un hacerse, y un deshacerse, interminable.
Feliz Navidad, Antonio, para ti y todos los tuyos.

Antonio Azuaga dijo...

Gracias, Crista, por tu visita.
Y feliz Navidad también para ti y quienes quieres

Doña A. dijo...

FELIZ NAVIDAD para todos los que nos encontramos aquí gracias a Antonio. Ojalá, Antonio, nos sigas brindando la oportunidad de leernos según nos va pasando el tiempo.
Un beso para ti y para todos.

Antonio Azuaga dijo...

¡Nada mejor que ser punto de encuentros tan amables!
Besos.

veridiana dijo...

Somos materia de experimento,todo depende en que manos caigamos...

Que disfrutes en buena compañía estas Fiestas.

Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

Puede que seamos “materia de experimento”, pero estarás de acuerdo conmigo en que también somos alma que no se conforma con las manos inicuas que se encuentre; por eso a veces estallan las probetas y el experimento se va a la mierda (perdón por la grosería).

A pesar lo misántropo que soy, tengo más y mejor compañía de la que merezco. Indudablemente, los demás sois mucho mejor que yo.

Un beso, y suerte con el experimento que te toque.

veridiana dijo...

jaja...Esta "materia" nunca está contenta de casi nada,creo que así hay más para "experimentar",pero mil gracias.

Curioso,te "conocí" una tarde de Navidad disipando un atracón de polvorones.Han pasado cien años,o fué ayer?

Antonio Azuaga dijo...

No lo sé, Veridiana; si uno se para a pensar, “ayer” tiene la misma densidad ontológica que “hace cien años”: ambos son definitivamente atemporales. En realidad la proximidad o lejanía del pasado sólo depende del corazón.

Ah… y mucha suerte con los ‘experimentos’.

veridiana dijo...

Hum...Eres muy inteligente!!

Brindaré en Nochevieja por tí y esos amigos tuyos, de esta ventana.

Un beso de fin de Año.

Antonio Azuaga dijo...

Qué va, Veridiana; lo que sí tengo es la suficiente inteligencia para saber que no soy “muy inteligente”. En cualquier caso, gracias por tu excesivo juicio.

Yo también brindaré por ti, mi temida Circe, y pediré que me conviertas en un ‘animal optimista’.

Un beso de año viejo (el adjetivo es por mí).