miércoles, 1 de abril de 2020

Con tanta tristeza




Nunca he visto llover con tanta tristeza. Ya no me atrevo a escribir de pequeñeces. De cosas que parecen haber perdido el derecho a ocupar algún renglón en la esperanza. Se me quitan las ganas de hablar de días como hoy, que han sido lluviosos y algo melancólicos, de los jardines a punto de creerse alquileres de la primavera, del olor inventado de las flores que aún no saben serlo, de los niños que alegran los paisajes y no están, y parecen haber desaparecido tras el improbable flautista de un cuento. ¿Dónde está ese racimo de cosas pequeñas, insignificantes, esas humildades de los días que a fuerza de estar ausentes se nos antojan de pronto imprescindibles? ¿Dónde está el mundo que creímos soñar allende nuestros ojos, al cabo de nuestros oídos, al filo de nuestras manos…? ¿Dónde han ido a parar las formas y los ruidos, los besos, las caricias…?

Nunca he visto llover con tanta tristeza como en estos días. Nunca con tanto desamparo… Sobre el jardín solitario y las calles vacías, sobre el asfalto mudo que ningún coche a turbar se atreve, sobre los árboles y los paseos desconcertados ante tanto silencio, frente a tanta ausencia…

Hoy he visto llover como nunca pensé que pudiera llover… Con tanta tristeza!


Coslada, 1 de abril de  2020

6 comentarios:

  1. Gracias por dar voz al sentimiento de muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, aunque poca voz es esta voz. Esto que nos ha ocurrido necesita gargantas más poderosas.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Si que es triste, si. Parece una pesadilla amarga; de estas pesadillas que cuando las sueñas eres consciente de que todo lo que sucede es un mal sueño y sin embargo se agarra a tí con tanta fuerza que no es posible desembarazarse de ella por mucho que lo intentes.
    Al final queda en el alma un extraño desasosiego entre irreal y real difícil de apaciguar.
    Los días aparecen envueltos en una bruma densa y van sucediéndose agarrados unos a otros llenos de melancolía.
    Sólo cabe la esperanza de que el futuro se llene de " ayeres".
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, Susi, que, si "queremos" en voz muy alta, el futuro se llenará de "ayeres" para que los "ayeres" se hagan "mañanas".
      Un beso

      Eliminar
  3. Sigues escribiendo tan bien.. ♥️

    Hace un par de días te busqué,
    después de cuatro años de ausencias.
    Ha sido como si de nuevo el destino quisiera que supiera de ti.
    Angélica

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Angélica. Como ves, soy un poco desastre.

    ResponderEliminar